Nacimiento e infancia de Jesús Visiones y revelaciones -La beata Anna Katharina Emmerick contempló "la dolorosa pasión de nuestro Señor Jesucristo" y la experimento en su cuerpo. El hecho de que la hija de pobres campesinos, que buscó con empeño lo cercanía de Dios, se convirtiera en la conocida "mistica de Münster" es obra de la gracia divina. En medio de su pobreza material poseía una profunda vida interior. Como nos impresiona su paciencia para soportar la debilidad corporal, así también nos impresiona la fuerza de carácter de la nueva beata y su solidez en la fe. Para ello sacaba la fuerza de la santísima Eucaristía. Su ejemplo abrió los corazones de pobres y ricos, de personas sencillas e instruidas, con vistas a una entrega amorosa a Jesucristo. Aún hoy transmite a todos el mensaje salvifico: Con las llogas de Cristo hemos sido curados cf. 1 P2, 24 Juan Pablo II, en la Misa de beatificación de Ana Catalina Emmerick 3 de octubre de 2004.

NACIMIENTO E INFANCIA DE JESUS

$12.000
Sin stock
NACIMIENTO E INFANCIA DE JESUS $12.000
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Nacimiento e infancia de Jesús Visiones y revelaciones -La beata Anna Katharina Emmerick contempló "la dolorosa pasión de nuestro Señor Jesucristo" y la experimento en su cuerpo. El hecho de que la hija de pobres campesinos, que buscó con empeño lo cercanía de Dios, se convirtiera en la conocida "mistica de Münster" es obra de la gracia divina. En medio de su pobreza material poseía una profunda vida interior. Como nos impresiona su paciencia para soportar la debilidad corporal, así también nos impresiona la fuerza de carácter de la nueva beata y su solidez en la fe. Para ello sacaba la fuerza de la santísima Eucaristía. Su ejemplo abrió los corazones de pobres y ricos, de personas sencillas e instruidas, con vistas a una entrega amorosa a Jesucristo. Aún hoy transmite a todos el mensaje salvifico: Con las llogas de Cristo hemos sido curados cf. 1 P2, 24 Juan Pablo II, en la Misa de beatificación de Ana Catalina Emmerick 3 de octubre de 2004.