El Hombre Automutilado Sin poder decidir sobre su existencia, un cierto día cada hombre súbitamente existe y toma conciencia de su realidad circundante y de sí mismo. Y, no obstante su prodigiosa inteligencia, si bien advierte que es un ser humano, no consigue calar con rigurosidad y precisión lo que un ser humano es. Ya sea desde la ciencia, la filosofía, otras disciplinas del saber, o desde las meras opiniones personales, existen arrolladoras posturas que arguyen que incluso la mente humana es pura materia evolucionada. Las dimensiones inmateriales del ser humano son así rebajadas de rango porque la ciencia no las detecta con su método experimental. ¿Debemos suponer que lo invisible, impalpable e inmedible no existe, debe ser degradado o mutilado? Resulta arduo imaginar qué podría sernos más valioso y crucial que intentar conocer lo que somos y lo que será entonces de nosotros. Valiéndose de los portentosos avances científicos, de la filosofía y otros saberes, el humilde propósito de este texto es ensayar ubicar al lector dentro de estas dudas primordiales.

EL HOMBRE AUTOMUTILADO

$14.100
EL HOMBRE AUTOMUTILADO $14.100
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Editorial Santa María Av. Directorio 3755 C.A.B.A. - Argentina Lunes a Viernes de 9:00 a 12:30 y de 13:30 a 17:00 h WhatsApp: 11 3375-8895 e-mail: [email protected] www.editorialsantamaria.com

    Gratis
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

El Hombre Automutilado Sin poder decidir sobre su existencia, un cierto día cada hombre súbitamente existe y toma conciencia de su realidad circundante y de sí mismo. Y, no obstante su prodigiosa inteligencia, si bien advierte que es un ser humano, no consigue calar con rigurosidad y precisión lo que un ser humano es. Ya sea desde la ciencia, la filosofía, otras disciplinas del saber, o desde las meras opiniones personales, existen arrolladoras posturas que arguyen que incluso la mente humana es pura materia evolucionada. Las dimensiones inmateriales del ser humano son así rebajadas de rango porque la ciencia no las detecta con su método experimental. ¿Debemos suponer que lo invisible, impalpable e inmedible no existe, debe ser degradado o mutilado? Resulta arduo imaginar qué podría sernos más valioso y crucial que intentar conocer lo que somos y lo que será entonces de nosotros. Valiéndose de los portentosos avances científicos, de la filosofía y otros saberes, el humilde propósito de este texto es ensayar ubicar al lector dentro de estas dudas primordiales.